Compartir

Con el fin de construir los escenarios que permitan el diálogo múltiple entre todas las voces de las comunidades indígenas del Distrito, se reunió el cacique del pueblo Ette Ennaka de Nara Kajmanta, Carlos Sánchez, Cecilia Escorcia y el Enlace de esta población de la Dirección de Poblaciones Vulnerables de la Secretaría de Promoción Social, Inclusión y Equidad del Distrito, José Rivelino Alvis Salgado.

Al culminar el encuentro, las autoridades tradicionales del pueblo Ette Ennaka (Chimila) se comprometieron a propiciar las ceremonias de consulta interna a Nara Yaao (nuestro padre) para que oriente el proceso de concertación y permita la participación proactiva de esta comunidad en la construcción la política pública indígena del Distrito de Santa Marta.

Cabe señalar que son las autoridades tradicionales de los pueblos originarios quienes orientan espiritualmente a sus comunidades en todas sus actividades, como es el caso del pueblo Ette Ennaka de Nara Kajmanta.

Entre tanto, la Secretaría de Promoción Social, Inclusión y Equidad ratificó que sus acciones buscan contribuir con el respeto al derecho constitucional que protege la autonomía indígena y su libre determinación. Además, de los pactos internacionales suscritos por el Estado colombiano mediante su adhesión al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo -Oit- y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

En este sentido, el Convenio 169, aprobado mediante la Ley 21 del 4 de marzo de 1991 ratificó el pacto internacional adoptado por la 76a. Conferencia General de la Oit, realizada en Ginebra en 1989, donde se señala que los pueblos deben tener el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe al desarrollo, en la medida en que este afecte sus vidas, creencias, instituciones, bienestar espiritual y a las tierras que ocupan de alguna manera y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural.

Desde esta perspectiva, el Distrito generará los espacios que garanticen las concertaciones al interior de los diferentes pueblos ancestrales, acorde al marco jurídico legal vigente, con el propósito de proteger el derecho fundamental a la autonomía de las expresiones diversas, con fundamento a su identidad cultural, su cosmogonía y los usos y costumbres.

De igual forma, la autonomía como derecho colectivo hace parte de los principios constitucionales establecidos en los artículos 1, 2 y 7, cuyos preceptos son los soportes esenciales de su reconocimiento y es en este marco de garantías que los pueblos originarios Arhuaco, Wiwa, Kogui, Ette Ennaka, Wayuu, Kankuamos Ingas y Tagangas construirán la política pública.

Finalmente, la secretaria de Promoción Social, Inclusión y Equidad, Ingris Padilla García, precisó que: “La construcción de la política pública indígena del Distrito es de especial atención e interés del alcalde Rafael Martínez, porque esta nos dotará de un ruta institucional, para temas como la educación, salud, seguridad alimentaria, entre otros aspectos vitales, como los culturales”.

Compartir