Compartir

Los arrestados son señalados de practicar torturas a sus deudores que no pagaban oportunamente el dinero.

En la noche de este lunes y luego de casi una semana de audiencias preliminares la Juez 14 Penal Municipal con funciones de control de garantías resolvió imponer dos medidas privativas de la libertad en contra de las 11 personas capturadas y vinculados por la DIJIN a una presunta banda de cobradiarios.

Los detenidos identificados como René de Jesús Arrieta Castillo, alias ‘Chamo’; John Albert Builes Gutiérrez, alias ‘John Pistola’; Osvaldo Rafael Cervantes Angarita, alias ‘Bam - Bam’; Edilson Ramos Benítez, alias ‘Mincho’; Michael Andrés Builes Arrieta, y Michael Andrea Builes Gutiérrez, fueron enviados a un centro carcelario donde deberán esperar cuatro meses hasta que resuelvan su situación judicial.

Entre tanto fueron cobijadas con detención domiciliaría o casa por cárcel Nini Johana Arrieta Castillo, alias ‘La Chica Plástica’; Yeimi Andrea Builes Gutiérrez, alias ‘La Mona’; Isbary Julieth Arrieta Castillo, Estefany Mileth Polo Gutiérrez, y Sayiris Paola Polo Gutiérrez.

Por recomendación de abogados defensores Javier Cabarcas y Rodrigo Borja, los detenidos no se allanaron a los cargos imputados por el Fiscal 23 adscrito a la Estructura de Apoyo - EDA por los delitos de concierto para delinquir agravado, captación masiva y habitual de dinero, utilización ilícita de redes de comunicación, tentativa de homicidio, constreñimiento ilegal, lavado de activos, enriquecimiento ilícito de particulares, tortura, amenaza, y secuestro, delitos.

De acuerdo a lo revelado por el fiscal del caso las investigaciones iniciaron por la publicación de un video en la red social de Facebook, donde uno de los capturados presuntamente torturaba a uno de sus empleados porque al parecer este se habría robado un dinero.

Se conoció que policías encubiertos hicieron préstamos a los cobradores que trabajaban para alias ‘John Pistola’, fingieron ser clientes durante el tiempo que desarrollaban las investigaciones.

Según el delegado de la Fiscalía, ‘John Pistola’ obligaba a los trabajadores a firmar una letra en blanco como prenda de garantía para recibir una ruta de cobro y mucho dinero, pero al parecer el documento era utilizado por "John Pistola" para apoderarse de las casas de sus cobradores.

Compartir