Compartir

El trabajo que lidera la Unidad de Restitución de Tierras, en la vereda Santa Martica, ha llevado a esta comunidad retornada a trabajar sin descanso para lograr que sus predios sean productivos.

“Queremos, no solo tener nuestro ganado, también queremos sembrar y tener otros animales que nos permitan hacer muy productivos nuestros predios”, aseguró uno de los beneficiados en este proceso.

La comunidad, por su deseo de adecuar sus tierras de la mejor manera posible, ha puesto toda su disposición para lograr que los recursos dispuestos para llevar a cabo sus proyectos productivos ya se ven materializados en la primera fase de los mismos.

Con los primeros recursos dispuestos por la URT, para esta comunidad, han sido construidos varios corrales; y adecuados los predios. Con los próximos desembolsos podrán tener su ganado, además del acompañamiento técnico necesario.

“La Unidad, además de disponer recursos para las familias restituidas, realiza un proceso de acompañamiento técnico que garantiza que sus proyectos puedan realmente ser productivos y para beneficio no solo de ellos, pues los beneficios logran alcanzar el entorno donde se desarrollan”, señaló Rodrigo Torres Velásquez, director de la URT en Magdalena y Atlántico.

 

CONTEXTO SANTA MARTICA 

Los hechos de violencia que afrontaron los habitantes de Santa Martica ocurrieron en 1997, año en el cual abandonaron los predios que explotaban, por el accionar de los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Extorsiones y despojos, entre otros hechos, fueron ordenados por Jorge 40; por alias Caballo y por alias El Viejo. Estas situaciones fueron la constante, durante muchos años, en municipios cercanos como Chibolo y Plato, entre otros.

Compartir