Compartir

El año escolar inició recargado de energía para los estudiantes de 17 sedes educativas, quienes encontraron mejoradas las redes eléctricas, la iluminación, los baños, los comedores, las cocinas y otros espacios que, según el caso, necesitaban ser renovados para que fueran seguros, salubres y confortables.

Estas intervenciones las realizó Celsia, empresa de energía del Grupo Argos, por medio de sus fundaciones, en coordinación con las alcaldías municipales y las comunidades, de tal manera que se diera respuesta a necesidades apremiantes de la infraestructura de cada sede.

Luz María Gallo, líder de Fundación Celsia, afirmó: “Lo que más emociona de estos mejoramientos es que llegamos a veredas muy apartadas de las cabeceras municipales y ayudamos a que los niños accedan a servicios básicos, como el agua potable”. Es el caso del Centro Educativo Rural Serranías de Puerto Nare (Antioquia), donde los niños debían ir hasta la quebrada para recoger el agua que se necesitaba para consumo o aseo de los salones. O el de la Sede Educativa Antonia Santos de Buenaventura (Valle del Cauca), donde se construyó una planta de tratamiento de aguas residuales para reducir el riesgo de que los pequeños se enfermen, evitar que las aguas negras se viertan directamente al río y después de su tratamiento permite su utilización para distintos fines.

Estas obras contribuyen a la creación de ambientes más propicios para el aprendizaje, al tiempo que aportan a los indicadores de calidad de la educación en Colombia, pues está comprobado que cuando hay una infraestructura adecuada mejora el rendimiento académico de los alumno

6.401 estudiantes y 239 docentes se benefician con las renovaciones. “También, sus familias y vecinos, pues las instituciones educativas son espacios para el encuentro ciudadano”, como lo manifestó Ayda Lucía Mejía, la rectora de la Sede Educativa San Martín de Porres, del municipio de La Unión (Valle del Cauca).

La buena noticia es que con estos mejoramientos también se disminuyen los costos de las facturas de energía y agua, luego de reparar la red eléctrica, cambiar la iluminación y corregir fugas. Y especialmente el ahorro lo percibirán las dos escuelas que ahora cuentan con paneles solares en sus techos: la sede 1 de Institución Educativa Distrital San Salvador (Barranquilla) y la sede primaria de la Institución Educativa Técnica Industrial España (Jamundí).

Compartir