Compartir

Por: Victor Herrera Michel

 

El progreso de una sociedad se mide por su relación con el conocimiento. Con la trasmisión del mismo, a través de la educación, y por su creación o transformación, a través de la innovación.

En Colombia la transmisión del conocimiento es muy deficiente por el nivel de nuestra educación formal en relación con el resto del mundo, como lo demuestran las diferentes pruebas internacionales a las que voluntariamente nos sometemos. Particularmente es  así en el Caribe colombiano cuyos departamentos tradicionalmente han ocupado los últimos lugares en las pruebas de Estado. Y, por otro lado, la bajísima inversión que hace el gobierno – a través del Presupuesto General de la Nación – en ciencia, tecnología e innovación se refleja en lo que mayormente producimos y exportamos que son materias primas sin ningún tipo de transformación o valor agregado. De hecho, en EEUU la inversión del gobierno en ciencia y tecnología por habitante es de US$1.560, en Japón US$1.385, en Brasil US$473, en México US$188 y en Colombia es de US$1,50..!! Y para el 2.018 el gobierno pretende recortar lo en un 41%…!!

Por eso, es más que meritorio las destacadas posiciones que ocupan las universidades de nuestra ciudad en el ranking de Desarrollo Tecnológico e Innovación (DTI) que acaba de publicar el prestigioso Sapiens Research y en el cual entre los primeros cinco lugares – de 183 universidades del país – hay 3 de Barranquilla: en el primer lugar nacional la Universidad Simón Bolívar, en el segundo la Universidad de la Costa y en el quinto la Universidad del Norte. Por encima de universidades siempre encumbradas como la Nacional, la Javeriana, los Andes, la Pontificia Bolivariana, Eafit, Icesi y las públicas de Antioquia y Valle. Es más, dentro de la primeras 20 hay 5 de nuestra ciudad, pues en el puesto 13 aparece la Universidad Autónoma del Caribe y en el 19 la Universidad del Atlántico.

Debemos destacar que para la calificación se tuvieron en cuenta factores como los diseños industriales, esquemas de circuito integrado, software, planta piloto, prototipo industrial y signos distintivos; asimismo, los productos empresariales como los secretos industriales, las compañías de base tecnológica, las empresas creativas y culturales, las innovaciones generadas en la gestión empresarial y las que se dan en procesos, procedimientos y servicios

Comentario especial merece la Simón Bolívar por lo que ha venido haciendo en el último año: primero la acreditación institucional de calidad, luego la calificación de su aceleradora de negocios – Macondo Lab – como la primera del país y ubicada en el Top 20 a nivel latinoamericano, luego el mérito de haber duplicado hasta 204 el número de sus investigadores en Colciencias y además el registro en los principales escalafones en esta misma entidad del  84% de sus grupos de investigación. Y ahora este nuevo logro.

Así mismo lo de la Universidad del Atlántico. En un país en donde estamos a contrapelo de los principios de la educación en el mundo (ser Universal, Gratuita y Pública) y en donde cada vez los gobiernos de turno le quitan más recursos públicos a la educación oficial – a través de programas populistas como el  de “Ser Pilo Paga”, para citar un solo ejemplo – es por demás admirable que la nuestra haya llegado a ese lugar de privilegio a nivel nacional. Sobre todo por las convulsiones políticas que en torno a la elección de su rector ha sufrido en los últimos años.

Esta Barranquilla innovadora es otra ventaja competitiva de nuestra ciudad a nivel nacional e internacional. Hay una academia activa creando y transformando. Ojalá lo sepamos aprovechar..!!

Compartir